Receta de rosquillas al horno

 

Con esta receta de rosquillas al horno puedes disfrutar de las rosquillas de toda la vida sin tener que freírlas en aceite. Estas pastas son un dulce ideal para acompañar tu café, té o inclusive tu chocolate a la taza y por medio de esta receta puedes gozar de ellas conservando todo su gusto pero sin que estén aceitosas.

Si deseas probar este postre de una forma diferente, en Unareceta.com te ayudamos a llevarlo a cabo de una manera diferente. ¡Verás como quedan igual de crocantes y buenas!

Ingredientes

  • 350 gramos. de harina de trigo
  • 1 huevo
  • 80 gramos. de azúcar
  • 100 ml. de licor de anís
  • 55 ml. de aceite de oliva
  • 75 ml. de leche entera
  • ½ sobre de levadura Royal
  • ½ naranja
  • Azúcar glass

Preparación de las rosquillas al horno

  1. Para comenzar, prende el horno y prográmalo a 180ºC así se exita mientras preparas la masa para las rosquillas.
  2. Para elaborar la masa de las rosquillas, lo primero que debemos llevar a cabo es tamizar los 350 gramos. harina en un envase y añadirles la levadura. Muévelo todo hasta que consigas una mezcla traje.
  3. Ralla en otro envase la piel de la naranja, pero ve con precaución porque no tienes que llegar a la parte blanca.
  4. En otro bol distinto, bate el huevo y añádele los 80 gramos. de azúcar. Muévelo hasta que lo hayas mezclado bien y después colocale la leche entera. Bátelo otra vez hasta que quede totalmente todo que viene dentro.
  5. Tenemos tres recipientes; uno con la naranja, otro con la harina y la levadura y un tercero con los huevos, el azúcar y la leche. Añade a este último el aceite de oliva y el licor de anís y mezcla todos los elementos hasta que consigas que no haya grumos. Cuando lo hayas logrado, añádele la ralladura de naranja.
  6. Coge el envase donde está la harina y la levadura y viértelo enel previo. Hazlo de a poco y bátelo hasta hallar una masa consistente.
  7. Ahora que ya tienes todos los elementos juntos, cúbrete las manos de harina porque vas a manejar la mezcla y, por medio de la harina, evitarás se quede pegada a tus dedos. Amásala a lo largo de cinco minutos hasta que consigas que tenga aspecto de pelota.
  8. Cuando lo hayas conseguido, cúbrela con film transparente y déjala descansar a lo largo de dos horas en el frigorífico o en un espacio frío.
  9. Una vez que haya transcurrido este tiempo, saca la bandeja del horno y ubica sobre ella papel vegetal. Cúbrelo todo de harina, para que las rosquillas no se queden pegadas, y ayudándote de una cuchara sopera, comienza a coger pequeños trozos de masa.
  10. Amasa estas porciones con las manos y forma rollitos. Después, une los dos extremos de los rollitos para conseguir las rosquillas. Ve colocándolo de a poco en la bandeja del horno las rosquillas y deja espacio entre ellas porque cuando se cuezan su tamaño puede crecer un poco.
  11. Si tu horno ya está ardiente, mete las rosquillas y espera entre 15 y 20 minutos. El tiempo de cocción dependerá del tamaño del que hayas hecho las rosquillas, si son muy pequeñas bastará con un cuarto de hora sino, necesitarás más.
  12. Al sacarlas, déjalas descansar en la bandeja con un paño para que la masa concluya de estar lista por dentro. Cuando hayan pasado unos quince minutos, quita el paño y espolvorea el azúcar glass sobre ellas.
  13. Tus rosquillas al horno están listas. ¡Disfruta de todo su gusto y ahórrate el aceite!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *