Receta de gañotes con miel

Si te encantan los roscos de Semana Santa y los demás postres habituales típicos de esta época del año, tienes que estudiar a llevar a cabo los deliciosos gañotes con miel. Hablamos de un dulce propio de la Sierra gaditana, más que nada de la región de Grazalema. Pero su exquisito gusto los hace muy populares en muchas otras zonas de Andalucía y también fuera de esta Comunidad.

¿Te atreves a prepararlos en el hogar? Desde Comidastipicasde.com vamos a ofrecerte las superiores normas para llevar a cabo los riquísimos gañotes con  miel sin complicación alguna. ¡Vamos allá!

Ingredientes

  • 1/2 kilo de harina de trigo
  • 3 huevos
  • 150 gramos. de aceite
  • 3 medios cascarones de huevo con aceite de oliva
  • 1 cucharada de ajonjolí
  • 1 cucharada de anís en semilla
  • 1 cucharada de canela molida
  • 1 limón y 1 naranja
  • La piel de 1 limón
  • 1 kg. de miel
  • 1 vaso de agua

Preparación de los gañotes con miel

  1. Lo primero que hacemos es lavar bien el limón y la naranja, para a continuación rallar la cáscara. Las ponemos en un envase hondo y añadimos el azúcar, los huevos y el aceite de los tres medios cascarones. Batimos todo, hasta que quede bien mezclado.
  2. A continuación, añadimos las semillas de anís, el ajonjolí y la canela, volvemos a combinar bien. Añadimos la harina y estamos trabajando la masa.
  3. Si se pega en los dedos, añadimos pequeñas proporciones de harina hasta que se deje de pegar. Hay que procurar que no tenga más harina de la que admita, porque esta en exceso cambiaría bastante el gusto de la receta. Hacemos una enorme bola con ella.
  4. Vamos cogiendo pequeñas proporciones de masa, y las estiramos realizando tiras alargadas. Con el apoyo de algún tipo de palito pequeño, enrollamos cada tira. Esto será lo que le dará al gañote su típica fachada de espiral. En una sartén, calentamos aceite de oliva con la piel del limón.
  5. Cuando la piel empieze a dorarse, la retiramos (debemos proteger que no se queme, porque le daría un gusto agrio al aceite), y freímos cada tira sin sacarle el palito. Los dejamos descansar y cuando estén frío, les retiramos el palo. Lo destacado es dejarlos descansar sobre algún tipo de papel absorbente para remover el exceso de aceite, de manera que no queden grasientos.
  6. Ponemos a hervir la miel con el agua, y vamos añadiendo los gañotes uno a la vez, retirándolos rápidamente. Cada gañote hay que sumergir solamente unos segundos en la miel, el tiempo justo para que se empape de ella.
  7. ¡Y listo! Nuestros deliciosos gañotes con miel ya están la punto para ser saboreados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *