Receta de falafel de habas

 

El falafel de habas es una receta perfecto para ofrecer un toque de diversidad a nuestra dieta. Con un sabor distinto, pero muy rico.

Ingredientes

  • ½ kg. de habas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla mediana.
  • Sal fina.
  • 150 gramos. de pan rallado.
  • ½ sobre de levaduras.

Receta de falafel de habas.

  1. Como sucede con las otras variedades de falafel, necesitaremos que las habas estén agradables. Para conseguirlo, las vamos a poner en remojo en un cuenco con muy agua la noche del día previo. De esta forma estarán listas para cuando debamos cocinar el plato al día siguiente.
  2. Pelamos la cebolla y la troceamos en pedacitos pequeños. Nosotros les sugerimos que la lavéis antes de cortar para que no les lloren tanto los ojos. Los dientes de ajo también los pelamos y picamos bien, en pedacitos tan pequeños como tengamos la posibilidad. Todo lo mencionado lo ubicamos en un cuenco.
  3. Colamos las habas y las escurrimos bien para que suelten toda el agua. Las añadimos al cuenco y removemos para que se esparzan bien los elementos.
  4. A continuación condimentaremos nuestros elementos al gusto con la sal, la pimienta, el comino, el perejil y el cilantro. Removemos un poco para que todos los elementos queden bien condimentados. Por último añadimos la levadura.
  5. Lo echamos todo al vaso de la batidora y vamos a batirlo bien hasta que los elementos queden realmente bien mezclados en una crema única, donde no notemos distingue alguna entre elementos. Esa crema la meteremos en el frigorífico por unos cuantos horas para que coja rigidez.
  6. Con la crema ya lista, la sacamos de el frigorífico y con una cuchara iremos cogiendo pequeñas porciones. Nos mojamos las manos, para que no se nos pegue la crema a las manos, y estas porciones iremos dándoles forma de bolas o de pastitas, como prefiráis. Según las vayáis mezclando dejadlas sobre una bandeja o algún envase.
  7. Colocamos el pan rallado, o la harina, en un plato y vamos empanando una a una cada bola que hemos listo. Prendemos el fuego y ubicamos una sartén con muy aceite.
  8. Vamos a irlas friendo de dos en dos. Aseguraos que quedan bien doradas por los dos lados.
  9. Ya listas, las ubicamos en una bandeja con papel absorbente. Debido al papel, soltarán todo el aceite que les sobra y así no será tan amenazante para nuestro bienestar. Cuando estén todas listas, y hayan soltado el aceite, sacar el papel y a ser útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *