Saltar al contenido
Comidas Típicas

Receta de albóndigas en salsa de tomate

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

Hoy preparamos Receta de albóndigas en salsa de tomate…Requerimos más comestibles con apariencia de bola en este planeta. Todo lo que está bueno tiene forma de bola. Las trufas, bolitas de queso, croquetas, buñuelos, y desde luego, las albondigas encabeza la lista de los comestibles con forma de bola.

Por eso hoy estoy distribuyendo con nosotros mi receta de albóndigas en salsa de tomate. Yo no lo llamo «las superiores albondigas en salsa de tomate», porque todo el planeta piensa que su receta es la preferible.

Y no soy tan arrogante como para reflexionar que las minas son las superiores de todo el mundo entero. Pero estas son ideales para mí, para mi gusto. Me agrada que mis albóndigas sean muy suaves y jugosas.

Ingredientes

  • 500 g de carne picada (mezcla, pollo-pavo, para que queden más jugosas),
  • 3 rebanadas de pan de molde sin corteza (unos 80 g aproximadamente) y un plato con leche entera para remojar la miga del pan,
  • 8 patatas grandes,
  • Sal, nuez moscada y pimienta negra recién molida (al gusto),
  • 1 diente de ajo (si les agrada con más gusto 2),
  • Para la salsa de tomate: 2 latas enormes de tomate natural pelado (780 g x 2), aove, 1 diente y medio de ajo, sal, pimienta negra y una cucharada de azúcar,
  • 2 huevos,
  • 1 plato de harina de trigo para pasar las albóndigas,
  • Aceite de oliva virgen plus (para freír las albóndigas y las patatas fritas)

Preparación

  1. Esta salsa no sólo es para esta receta, puedes emplearla para multitud de platos. Puedes cocinarla en enormes proporciones y la que les sobre la almacenáis en tarros y reserváis en el frigorífico. Abrimos la lata de tomates enteros pelados y retiramos el exceso de líquido (el agua del tomate) debido a que en esta situación sólo vamos a usar la pulpa.
  2. El agua se puede almacenar en un bote para otra futura receta o bien ponedla en un cazo y dejad achicar a lo largo de 15 minutos para tener pasta de tomate concentrada. Introducimos en una olla unas 5 medidas de cuchara de aceite y mientras se exita pelamos los ajos y fileteamos finamente.
  3. Añadimos a la olla los ajos fileteados, los doramos y cuando comiencen a tener color ingresamos los tomates y los partimos a la mitad con asistencia de una cuchara de madera.
  4. Dejamos pochando hasta que reduzcan a menos de la mitad de su tamaño, unos 30 minutos a fuego retardado. Si tienes prisa puedes llevarlo a cabo en 15-20 minutos a fuego medio-alto quitando siempre para que no se pegue el tomate a la olla (pero el gusto no va a ser el mismo).
  5. Añadimos una cucharada chica de azúcar para achicar acidez, una migaja de sal y pimienta negra recién molida. Si les agrada el orégano, tomillo o albahaca puedes tunear vuestra salsa.
  6. Removemos todo bien juntando sabores. Probamos y rectificamos con sal, aunque lo verdaderamente seguro es que no lleve a cabo falta. Removemos unos minutos, apartamos del fuego y acabamos pasando la salsa por el chino.
  7. De esta forma nos va a quedar más fina, aunque si les agrada encontraros pedacitos de tomate (a mi me encanta), obviad este paso. Reservamos para agrupar con las albóndigas.

Consejos: La carne picada es un tipo de producto que se degrada con mucha eficacia por lo cual es favorable consumirla o cocinarla lo antes viable.

¿Sabías que?

El origen de las albóndigas procede del árabe, las cuales están formadas por diversos tipos de carne picada y son una comida muy preciada por los expertos de la gastronomía.

 

0/5 (0 Reviews)

Si tenes una duda, déjalas en los comentarios, te contestaremos lo antes posible, además sera una ayuda para los otros fanáticos de las recetas. Gracias! 😉